lunes, 2 de diciembre de 2013

Tolerancia

Cada escalón parecía mas alto que el anterior, cada bocanada de aire le duraba menos, el sudor le empañaba la vista y la sexta planta cada vez parecía estar mas lejos, mas arriba, inalcanzable. Ella iba delante, volviéndose de vez en cuando para comprobar los signos vitales de su marido. Llegado a la segunda planta él hombre se tuvo que parar un momento para cobrar el aliento. Ella se volvió y resopló despectiva.

-A ver si arreglan de una puñetera vez el ascensor, que estoy harta de verte así. Cada vez te cuesta mas subir las escaleras. Vamos, que te espero arriba, - ladró mientras sacaba las llaves del bolso y mas ligera que una gacela se perdía escaleras arriba.

Él volvió a iniciar la marcha forzada y después de otros cuantos parones consiguió llegar a la puerta de su casa que le esperaba abierta.
Soltó las 5 bolsas con la compra de la semana que llevaba en una mano en el hall de entrada, el radiador de aceite que acababan de adquirir y que sujetaba bajo el otro brazo lo dejó en el suelo del salón, luego en el balcón dejó caer el saco de 25 kilos de patatas que tenia colgado en la espalda a modo de mochila.

-¡Por fin! -escuchó el tono irónico de su mujer desde el hall. ¿Pero tanto trabajo te cuesta dejar las bolsas en la cocina, joder?


11 comentarios:

algamarina dijo...

Saludos azules desde mi playa que espera...

Cristelicious dijo...

Ja, ja que bueno el pobre normal que le costaba,feliz semanita, un abrazo.

Mi Álter Ego dijo...

Jajaja. Pobre hombre... qué mujer más tirana le tocó en suerte. Besotes!!!

Citu dijo...

Uy pobre hombre. Me hiciste reír genial relato

Ariel dijo...

Hola Sheol, buenas tardes,
tolerancia?
habría que buscar una palabra que abarque ésta y tantas otras que me vienen a la mente para no mandar todo a la mier... jajaja

Un gran abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Holaaa! ¡Uffff! ¡Cómo están los ánimos! una historia muy consuetudinaria, muy de todos los días, vaya... Es lo que tiene la convivencia, estas peleítas ordinarias. ¡Cómo fastidia lo del ascensor! Y guardar toda la compra tiene su mérito. A mí la verdad que me gusta, soy bastante marujo, jajaja... Un abrazo!!!!!!!!!!!!!!!

ღ amy sum ღ dijo...

Eso no es equitativo, si el asesor falla, debería existir apoyo (creo yo).
Un abrazo.

Waru Waru dijo...

Muy bueno y muy bien planteado :)
Waru-besos!
http://twaruwaru.blogspot.com

Towanda dijo...

Hola, Sheol13.

Aunque no es lo habitual, también hay mujeres que hacen daño moral, o físico incluso, a sus parejas.
Detesto la violencia, venga de donde venga y la infrinja quien la infrinja.

Muy buen texto, amigo.
Besos.

Esilleviana dijo...

jajaja
qué mala son las mujeres!
mejor algunas mujeres, otras son ellas las que se encargan de ir solas a la compra, de cargar en el carro del supermercado o hipermercado lo que su familia necesita para alimentarse, traspasar toda la compra al maletero del coche, llegar a casa y descargarlo sola... también hay mujeres que cargan con el saco de 5 kg de patatas o el tambor de 8 kilos de detergente o las botellas de 5 litros de aceite... jajaja

un abrazo

Misterio dijo...

Qué asco de mujer por dios...

Es buenísimo el escrito. Sí, hay personas así, que no piensan en nadie más que en ellas mismas...

Muchos besos.