domingo, 9 de noviembre de 2014

Lucia

Los que me conocen saben quien soy, que soy, cuales son mis creencias, mis gustos, mis cuentos, mis penas y mis alegrías. Los que me conocen saben que no me gusta meterme en charcos, ni berenjenales, soy mas bien discreto, correcto, no me gusta el engaño ni la mentira, que va siendo casi lo mismo. No doy limosna, no presto dinero y no trabajo gratis. Sin embargo, si puedo ayudar dentro de mis posibilidades a gente que realmente lo necesita, lo hago sin pestañear. 

Araceli
Conocí a Araceli hace unos cuantos años. Es esposa, madre, trabajadora, compañera, amiga, luchadora y heroína de carácter humilde, alegre, bondadoso, espontaneo y un poco loco... a veces. Sin embargo detrás de esa sonrisa que nos suele regalar incondicionalmente todos los días se esconden grandes problemas financieros y personales. Hace unos días casi, casi se queda en la calle, por desahucio. 
¡Putos Bancos! 
¡Puta Crisis! 
Que se ceba siempre con los mas honestos y necesitados. 

Lucia
No conocí personalmente a Lucia, su hija, pero tengo la sensación de conocerla desde siempre. Es una niña de 11 años, de ojos grandes, nariz respingona y sonrisita angelical. Una luchadora, una heroína como su madre. Una niña invisible, para la sociedad, para el gobierno, para todos los que no entienden o no quieren entender que el AUTISMO es algo muy, muy serio. Aun así las terapias de Lucia no son subvencionadas  y ella necesita terapia, terapias que se vieron reducida casi hasta la nulidad total por la situación financiera de la familia. 
Pero la vida da muchas vueltas y hace poco alguien le regaló a Araceli un corazón artesanal con motivos autistas. No sé exactamente de quien fue la idea, pero consiguió llegar  a un acuerdo con el artesano que del precio final del corazón autista un 40% vaya destinado para la hucha de Lucia hasta conseguir el dinero necesario y poder adquirir un comunicador para la niña, un artefacto muy útil y avanzado destinado para las personas con autismo. 


El precio del corazón autista es de 10€ y si quieren adquirirlo, poneros en contacto con Araceli a través de su Facebook o Instagram(araceli.santiago.378)   

12 comentarios:

Araceli Santiago dijo...

Eres muy grande sebas

Sheol13 dijo...

Bueno, no tanto, solo mido 1.82. Un abrazote.

amy MaD dijo...

Eres un ser maravilloso Sheo, que todo salga bien
Un beso

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Sheol! fantástico post, Sebas. Me uno a los elogios de mis compañeros. Un corazón grande para un gesto mucho mayor. Abrazos

Nicky Sciavo dijo...

Yo me encuentro re re re lejos. Pero el gesto es inmenso y sólo puedo enviar la mejor de las energías. Mi campo es la educación especial, por lo que trabajo muy de cerca con niños como Lucía.
Deseo de corazón, ese corazón, que se consiga lo que se busca y que las cosas luzcan un poquín mejor.

Desde aquí, al otro lado, mucha buena vibra.

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Sheol, buenas tardes,
nuevamente sin palabras,
siempre nos las quitas con tus relatos, tus historias que nunca nadie sabe a donde nos van a llevar, pero bueno, ésta vez es por una buena y noble causa...
a difundirla.

Un abrazo grande

Nieves dijo...

Bonita tu entrada y bonito tu gesto Sebastián, tomo nota e intentaré también difundirlo todo lo posible. Un abrazo y toda la suerte para Araceli,

Sheol13 dijo...

Gracias a todos por vuestro apoyo y comentarios. Un abrazo.

Nicky Sciavo dijo...

No quito tiempo, sólo paso a dejar un poquito de energía positiva... o un pocote, según necesites ;)

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Sebastián, la bondad no tiene credos y me gusta la sencillez que tienes.
Tras muchos meses de ausencia en mi blog, hoy paso a desearte unas felices fiestas navideñas y un año lleno de amor para dar y saber recibir.Que me consta que bien lo tienes.
Con ternura te dejo un beso.
Sor.Cecilia

Esilleviana dijo...

Mucha suerte para Araceli y su hija Lucía, se merecen lo mejor. Y para ti amigo, que el 2015 continúe dándote creatividad, imaginación, trabajo y mucho amor.

un fuerte abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

Hola mi buen amigo un placer verte de nuevo por mis Blogs. Se echa de menos a los amigos que tanto compartimos de nuestras pequeña obra literaria. No tenemos tiempo somos esclavos es cierto. Te deseo feliz año y que en ratos como este sigamos en contacto. Un abrazo