martes, 24 de julio de 2018

Un triste enigma

No me gusta el verano, el calor, el sol, el sudor, mi sudor, el sudor de otros... 
No, el verano no es para mi. 
No lo aguanto! 
Si no fuera por esos ratos agradable en la sala de espera de mi médico de cabecera. No hay nadie, silencio sepulcral, todo desierto, todos sanos y saludables disfrutando del verano en algún lugar paradisíaco o en la piscina del barrio. 
El doctor no se molesta siquiera en salir a llamar, sabe que sólo está el rarito del libro, yo. No tengo cita ni nada, solo voy por las tardes para leer un poco sin que nadie me moleste. Está bien climatizado, parece una biblioteca pero sin libros. Si, lo sé, debería ir a leer a una biblioteca, pero me pilla mucho mas lejos de casa y el sol abrasa cual fuego valyrio. 
Que pena que solo dure un par de meses. En septiembre de repente y de la nada reaparecen los enfermitos como setas en otoño. 
Donde estaban todos?
Un enigma.
Que es lo que toman para mantenerse sanos estos meses estivales?
Un enigma...
Un triste enigma...


1 comentario:

Mi Álter Ego dijo...

A mí sí me gusta el verano. Y casi prefiero leer en mi casa. Las salas de espera de los centros de salud me parecen un sitio deprimente donde leer. Jajajaja. Besotes y me alegra leerte!!!