sábado, 10 de julio de 2010

''Buenos conductores III''

Hablamos anteriormente sobre los conductores de vehículos, pero no nos olvidemos de los motoristas. Los motoristas son lo más frágil de la carretera. Cualquier maniobra arriesgada un pequeño golpe o bache les puede costar la vida. El problema es que yo no veo que se preocupen mucho al respecto. Los veo siempre en las carreteras, jugándose la vida de las maneras más tontas.Siempre se quejan de que los conductores no tenemos suficiente cuidado. ¿Pero vosotros habéis visto como circulan, con que velocidad, cuanto arriesgan en los atascos? Si no tuviéramos cuidado habría el triple de accidentes mortales entre los motoristas.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tarde tres horas en arreglar esos asuntos, luego desayune una tostada con un vaso de zumo de naranja. Al llegar al coche me di cuenta de que tenia que organizar una gran evasión. Alguien se dio cuenta de que estaba por aquí y colocaron dos guardianes para custodiar mi coche. Uno a la derecha y otro a la izquierda a 10 cm cada uno de mi coche( para los que no han leído la segunda parte , el coche estaba aparcado en batería). El plan era bastante sencillo. Abrir el maletero( menos mal que mi coche es de cinco puertas) y entrar por allí sin que se dé cuenta nadie. Después de que me pasaran todo los sudores conseguí llegar al volante. Arranque el coche y despacito, con cuidado para no tocarlos, empece a salir de entre los guardianes. Lo hice, no se dieron cuenta, estaba libre.

Busqué la salida más próxima y salí a la carretera. Como cualquier carretera, en hora punta, que se respeta, siempre te regala algún atasquillo. Que le vamos a hacer, paciencia y buena fe. No sé que paso pero parece ser que se habia roto algún conducto y ahora inunda la carretera con las motos que llevaba. Una por el arcén de la derecha, otra por el de la izquierda, y otra, y otra...y otra. Vaya que suerte¿no? Pero atrás de todo, veo una que parece que se ha quedado un poco atascada. Pasa despacito por el hueco que dejan los coches entre carril y carril, acariciando de vez en cuando algún retrovisor. Que atrevida. O es una moto-prosituta que busca algún cliente interesado o es una moto-nimfomana que quiere ligar a unos cuantos o es una pobre moto que vende pañuelos. No lo sé, pero viendo el escaso éxito que tiene y como la carretera se empezaba a despejar, acelera como diciendo'Con estos pringados no tengo nada que hacer' y a toda pastilla pasa de un carril al otro como si fuera una bola en una máquina de Pinball.

Continué con mi viaje a casa y después de encontrarme con algún Alonso más, algún Michael y alguna moto-nifomana consigo llegar sin un rasguño a mi barrio.

Como casi siempre el unico hueco libre, para dejar el coche, cerca de mi piso, es el reservado para minusválidos. Hay algunos más, pero esos están reservados para directores, altos cargos, etc. que necesitan hueco y medio o incluso dos para dejar sus cochazos de lujo( Zx, Kadett, Ibiza). Toca dar una vuelta, a ver si se va alguno mientras.Nada, al volver, el unico cambio más que visible es un pobre discapacitado, en su coche tuneado, preparandose con mucho arte un porrito, con esa música con nombre de pez a toda pastilla y por supuesto aparcado en el unico sitio disponible y que por supuesto le corresponde.

Fin