jueves, 8 de abril de 2010

Destino final

¿Creen ustedes que los accidentes caseros o de trabajo se podrían evitar? Yo creo que no. Es mi opinión que comparto con varias personas, pero hay personas que están en desacuerdo conmigo. Me gustaría saber que opinan ustedes y les animo a contar sus experiencias comentando este Post. Muchos de los accidentes se pueden evitar estando siempre en alerta, mirando siempre por donde anda uno. Pero muchas veces te distraes y justo en ese momento es cuando el accidente que podrías haber evitado resulta inevitable. Es una fracción de segundo, es un pestañear, es un instante que te puede costar muchas veces, por desgracia, bastante caro. Pero la cuestión es: ¿puede alguien evitar que ocurran los accidentes? Yo creo en el destino y creo que todo pasa por que tiene que pasar. Sé que les parecerá absurda esta teoría, hasta a mí me lo parece, pero cuando pasan cosas como las que me han pasado a mí, me pongo a pensar y deduzco que no se puede evitar lo que tiene que pasar y a quien le tiene que pasar. A mí no me han pasado cosas muy malas en la vida, los pocos accidentes que he tenido han sido más bien leves y sin secuelas. He tenido dos accidentes caseros y dos de trabajo que han requerido asistencia medica en 32 años. Juzguen ustedes si los podría haber evitado:
en el primero tenia yo unos diez años. Estaba jugando, como todo niño a esa edad, en mi casa con otros dos amigos. Corríamos como locos por toda la casa, no me acuerdo bien por qué, ni que juego estábamos jugando. La puerta del salón era la típica puerta con cristalitos de colores. Uno de mis amigos estaba justo donde la puerta y yo le tenia que coger. Me acerque rápidamente a la puerta y justo antes de llegar, mi amigo cerro la puerta y yo teniendo la mano extendida no me dio tiempo evitar la puerta, lo que hizo que mi mano atravesara el cristal y me cortara un tendón y unas venas. Se podría haber evitado, pensaran algunos, e igual tendrán razón, pero yo todavía le estoy dando vueltas.¿Por qué estaba yo el que perseguía a mi amigo y no al revés, por qué no di con la mano en el marco de la puerta o en la manivela? Hay muchos 'por qués' que no podemos resolver y por eso creo en el destino, creo que todo tiene un por qué pero nosotros no sabemos cuál es. El segundo accidente, esta vez laboral, fue más aparatoso todavía y más extraño. Me acuerdo que era el 8 de marzo del 2000. Mi mujer trabajaba de noche y yo de día. Apenas nos veíamos entre semana. Aprovechando de que mi empresa tenia dos turnos de trabajo, le pedí a mi jefe que me cambiara el turno para poder estar más tiempo con mi mujer. Mi jefe accedió a mi petición y me cambio el turno para la semana siguiente. La primera noche me caí de una escalera y me partí la muñeca. ¿Podría haber evitado el accidente? Esta vez tampoco. Había dos escaleras de aluminio multiusos en la furgoneta y yo cogí una al azar. La que cogí esa noche tenia una fisura imperceptible en una de las patas, lo que provoco el accidente, por qué al abrir al máximo la escalera la fisura se hizo una grieta y la grieta hizo que se doblara la pata de la escalera y así perdiendo el equilibrio me caí. Los otros dos accidentes que tuve uno de ellos fue justamente el 8 de marzo del año siguiente a mi caída. Estaba rebozando filetes de no sé que y uno de los filetes se me escapo en el aceite caliente y me salpico la mano. Y el otro fue hace unos días en el trabajo, fue una caída tonta pero dio la casualidad que mi rodilla se estampara justo en el vivo de un bordillo que me hizo una brecha considerable de siete puntos en la rodilla. Y esa es la razón por la cual se me ocurrió escribir sobre esto y preguntar a la gente si cree que los accidentes se pueden evitar o cree que forman parte de algo superior, que en algún sitio y por alguna razón está escrito que pase. Un abrazo y espero que me contéis vuestras experiencias.
www.myspace.com/sheol1331

No hay comentarios: