viernes, 18 de abril de 2014

Avería cerebral permanente

El runrún del motor se mezclaba con un runrún incesante en su cabeza.
Maquinaciones maquivélicas durante los mas de 6 meses de prisión por maltrato físico y psicológico mantuvieron encendido el motor averiado que albergaba su cráneo.
“Puta” - pensó al verla cruzar la calle.
-¡Puta! - gritó pisando el acelerador.
El golpe fue estrepitoso y doloroso para los oídos y horroroso para la vista. La carrocería destrozada revelaba de manera grotesca un amasijo de miembros medio apuntados, hierro y cristales. El camión implicado no parecía haber sufrido daños mayores y tampoco el chófer que bajó enseguida para atender al conductor herido.
-Yo tenia verde,- se disculpaba el camionero a diestro y siniestro intentando disimular las ganas de vomitar ante el horror presente.
-Puta – logró gorgotear una vez mas el conductor mutilado y luego, pereció.






20 comentarios:

María dijo...

Bonito microrrelato, me ha hecho pensar y leerlo dos veces.

Feliz Semana Santa.

Un beso.

NuriaLourdes dijo...

Fuerte y doloroso Sheol, una manera cruda y real de nuestras pistas fatídicas. Me duele decirlo pero aquí en mi país, los accidentes son terribles y cada vez más mueren muchas personas al año por accidentes de tránsito.
Qué tengas un bonito fin de semana, recibe mis saludos y cariños desde Perú.

NuriaLourdes dijo...

Fuerte y doloroso Sheol, una manera cruda y real de nuestras pistas fatídicas. Me duele decirlo pero aquí en mi país, los accidentes son terribles y cada vez más mueren muchas personas al año por accidentes de tránsito.
Qué tengas un bonito fin de semana, recibe mis saludos y cariños desde Perú.

Jose Antonio dijo...

Es increíble como en tan pocas líneas nos metes en un microcosmos, me temía lo peor, pero enseguida me di cuenta que conociéndote, el final no podía ser tan simple, fenomenal como siempre.
Un abrazo

amy su dijo...

Aterrador, lo que producen seis meses de prisión por maltrato, profundo y fuerte.
Un abrazo Sheol

la MaLquEridA dijo...

¡Que fuerte! ¡Que fuerte!

J.P. Alexander dijo...

Uy que forma de relatar un terrible accidente. Te mando un beso y muy buen relato

Felina Mala dijo...

nunca he leido en tan pocas palabras tanto
muy fuerte

Un besazo!!

Towanda dijo...

Hola, Sheol.

Es tremendo, la verdad. Muy fuerte y muy bien contado.
Me gusta mucho como narras las cosas.
Unos abrazos.

Lapislazuli dijo...

Magnifico por lo realista y bien llevado
Abrazo

Javier dijo...

Bonito regate. Un abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Sheol! gracias por tyu visita a mi blog, me alegro te haya gustado mi "montaña de fruslerías". ¡Cuánta animadversión desprende el tuyo! Mucho furor.... es un buen relato, agreste... Un abrazo y buen fin de semana!!!!!!!!!!!!!!!

*Jackie* dijo...

Hoy llegue hasta aqui por casualidad y me he tropezado con semejante relato!!! Muy bueno, aunque algo siniestro. Sin lugar a dudas este es un lugar diferente. Si me lo permites me quedo para seguir disfrutando tus historias de terror. Bendiciones!!!

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Sebastián, vaya relato crudo.
El maltratado ni en su misma muerte podía aplacar su odio y el conductor ante semejante horror, quería ser a todas luces inocente.
Buen relato.
Sí, en la presentación de mi libro han venido muchos y buenos amigos.
Gracias
Un abrazo
Sor.Cecilia

EvaBSanZ dijo...

Muy bueno!

Un beso

Sweet G dijo...

Aquello de los miembros y el amasijo, me ha producido una imagen mental algo perturbadora... :s
Bueno por lo que consigues transmitir.

Saludos peruanísimos.

Pamela Ruiz dijo...

Es duro...

Pueden pasar muchas cosas por la mente ante cosas así...

Beso.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Bueno Sebastián, las Musas están contigo, pero date tiempo para escucharlas.
Un abrazo
Sor.Cecilia

Esilleviana dijo...

Y pensar que esa obsesión y sinrazón, fuera de toda lógica y comprensión será real... qué poderosa es la mente!! y qué incapacitados estamos de evolucionar.
También me gustó este relato, a pesar de tanta crudeza y desgarro.

un abrazo

Shang Yue dijo...

es una lástima que mal nacidos como el de tu historia se lleven por delante las ilusiones de aquellas inocentes que equivocaron, de todas todas, su elección