sábado, 17 de diciembre de 2011

7 noches en el campo


Mis esperanzas de acabar cuanto antes la novela que ya pedía a gritos, literalmente hablando, mi editora, se vieron truncadas en menos de una semana. Estaba aterrorizado, no podía apagar la luz, ni cerrar los ojos por la noche voluntariamente, estaban ahí, en la noche, acechando, esperando su oportunidad. Todas las noches la misma historia, la misma lucha, el mismo miedo y los mismos protagonistas. Al despertar por las mañanas lo primero que hacia antes de tomarme un café bien cargado y estimulante, era inspeccionar la estancia en busca de mis enemigos, una tarea pertinaz que siempre resultaba infructuosa. Mis torturadores nocturnos desaparecían sin rastro con los primeros rayos de luz, dejando sus molestas huellas encima de mi cuerpo como desagradables obsequios indeseados. Sin embargo, cada noche, en cuanto apagaba la luz volvían a merodear muy cerca de mí, bisbiseando y preparando el noctívago asedio. En la segunda noche de mi estancia decidí dejar encendida la pequeña lámpara de pie que descansaba al lado de la cama, y que no volví a apagar hasta el día de mi partida, con la esperanza de que no se me acercaran. Desafortunadamente para mí solo se quedó en eso, en una mera esperanza, porque en el momento en que Morfeo sellaba mis parpados, los invasores asaltaban sin piedad, con sus puntiagudas y repelentes armas, cada trocito de mi piel. No importaba que cada noche me envolvía de pies a la cabeza con la sabana y la gruesa manta de lana que cubrían la cama, que me quedaba medio asfixiado, que prácticamente me parecía más a un gigante rollo de primavera que a una persona, ellos conseguían llevar a cabo la misión, eran buenos y dedicados soldados.  
Desde que había alquilado la cabaña, con el propósito de pasar un rato de tranquilidad lejos de bullicio de la ciudad  y encontrar mi musa, que parecía haberse perdido en lo más espeso de la frondosidad de la jungla de asfalto, mi vida se volvió aun más insoportable que antes. Si anteriormente clamaba que era un infierno vivir en la ciudad, ahora gritaba ahogado que el infierno era esa maldita casa de madera.  Por alguna misteriosa razón siempre me había perseguido la mala suerte allí donde fuera. Pero esta vez era diferente, esta vez tenía la forma de un ejército bien adiestrado de insaciables insectos de toda clase, que en menos de una semana consiguieron acribillar mi piel, mi paciencia y mi cordura. Desistí.
Volví a la ciudad hecho polvo, tanto psíquico como físicamente, sin haber escrito una sola línea, pero con una conclusión hondamente labrada en mi mente: El aire de campo será limpio y saludable, pero el cobijo contaminado de una ciudad, lejos de cualquier visitante nocturno con más de 2 patas para algunos es insustituible. Me puse a escribir endemoniado, sin apenas salir de casa, subsistiendo  a base de conservas y tele-comida-basura y después de dos meses sin abandonar mi estudio, con el maravilloso sonido de los martillos percutantes agujereando las calles como melodía de fondo, conseguí terminar mi novela. “7 noches en el campo” se convirtió  enseguida, contra todo pronóstico en un Best Seller y en poco tiempo en exitosa película. Estaba jubiloso y satisfecho porque definitivamente, después de tanto tiempo y por un módico precio que aun marcaba esporádicamente mi piel, mi tan desafortunada fortuna se había quedado presa de la infernal cabaña.  Con la fama a mis espaldas y con el dinero inflando mi cuenta bancaria los agentes inmobiliarios no tardaron en llamar a mi puerta proponiéndome adquirir a precios envidiables grandes y maravillosas fincas a las afueras de la capital. Yo les escuchaba, les sonreía y les rechazaba respetuosamente consciente de que nunca y para nada en el mundo cambiaria el ruido, la polución, el asfalto y el hormigón de mi querido Madrid.



26 comentarios:

algamarina dijo...

Encantador relato, como siempre! Es un placer pasear por sus líneas.

Saludos húmedos de verano...

Candela dijo...

Como enamorada de Madrid, te puedo comprender y meterme en tu bonito relato. Son los sonidos familiares y amigos, el olor y hasta las pequeñas molestias cotidianas las que nos devuelven nuestro propio yo.

Aunque, de vez en cuando, es conveniente aparterse y mirar las cosas desde otra perspectiba.

Buen fin de semana S.

Candela dijo...

..¡PERDÓN!!!

Perspectiva..

:D :D

Sakkarah dijo...

Un placer haber tomado contacto con tus enemigos :)

Me ha gustado mucho.

Un beso.

mientrasleo dijo...

Es un relato precioso, quizás porque acabo de volver de Madrid y ya lo añoro otra vez.
Un beso

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Me ha gustado mucho este relato! Bien definido ese preámbulo irascible de este personaje perdido en el campo, que no encuentra su musa, que no logra enlazar una línea con otra. Después ese giro sorprendente que torna sus sueños de escritor en un best-seller. ¡Felicidades! Por cierto, el relato de "La novia de la penúmbra", que como bien señalas tiene esta vez un tono más oscuro de lo normal, es una colaboración mutua de la narrativa fusionada de mi buena amiga Mariam con la mía, es un artículo con dos mentes creativas unidas para un mismo fin. Espero que lo hayas disfrutado. Saludos

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias, mira que escribes la mar de bien, siempre tan ameno,
Espero que cuando se publique mi libro seas uno de los primeros en leerlo
Te dejo un beso de Navidad
Sor. Cecilia

pedrojescritor dijo...

Muy interesante, aunque yo me quedo en mi campo, aquí estoy muy bien. Madrid esta bien pero demasiado estresante para mi.

Un abrazo.

APU dijo...

Hola Sheol.
Como se nota que no eres hombre de campo je,je,je. Yo tampoco.
Me gusta la naturaleza un montón y me escapo siempre que puedo a disfrutar de sus encantos y algunas incomodidades pero, eso sí, cada bichejo, (sobre todo esos pequeños de tantas patas)con su pareja y en su territorio sin que se acerquen demasiado.
Un abrazo.
¡¡Felices Fiestas!!

Cristelicious dijo...

Un relato como todos los tuyos, un poco oscuro al principio, muy entretenido y aunque un poco mas largo que los anteriores, muy ameno. Me ha encantado, he disfrutado con cada palabra. Besos.

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Es bueno descubrir donde quiere estar uno en realidad, aunque sea a base de picotazos.
Estupendo relato Sheol.
Un abrazo amigo. Que tengas una semana formidable.

Sheol13 dijo...

Algamarina, gracias por tus halagadoras palabras.

Candela, a veces hay que desconectar, estoy de acuerdo contigo.

Sakkarah, esos amigos mejor no tenerlos.

Mientrasleo, si te gusta Madrid entenderás porque le quiero.

Victor, la musa no siempre viene vestida de blanco. Tu relato en colaboración con Mariam, excelente.

Sor Cecilia, yo también espero y me alegra que te haya gustado.

Pedro, te entiendo perfectamente, cada uno ama a lo que está acostumbrado.

Apu, a mi también me encanta la naturaleza y creo que muchas se vio reflejado en muchos de mis post, pero solo para pasar unos cuantos días y dormir bajo techos de 4 o 5 estrellas, mira que no pido mucho.

Cris, si has disfrutado con el, para mi es un gran halago.

Gerardo, a veces descubres tu sitio de las maneras mas absurdas.

Gracias a todos por venir y comentar. Un fuerte abrazo.

fus dijo...

Un relato genial donde el autor busca su musa en un medio limpio de ruidos, pero al final esa musa llega enmedio de la polusiòn y el ruido, estas musas son muy caprichosas..

Te deseo un pròximo año lleno de paz, salud, tolerancia y trabajo....Feliz Navidad.

fus

luna dijo...

Que el sonido melodioso de las campanas vienen los verdaderos deseos de aquellos que todavía creen en el amor al prójimo y trae paz a ti y su familia. muchos deseos para una Feliz Navidad.
Un abrazo con mucho cariño..

B.Art dijo...

Muy bueno, la verdad es que la ciudad engancha, yo soy de campo y he pasado largo tiempo en ciudad, y la echo de menos. Saludos.

Sheol13 dijo...

Fus, la vida es así de caprichosa.

Luna, muchas gracias e igualmente para ti y mucho mas.

B.Art, a algunos menos a otros mas.

Gracias por venir y comentar. Un abrazo.

Javir dijo...

Lo mejor del campo, Sheol, es contar y cantar sus bondades...desde la civilización. ¡Un gran relato!.

Un abrazo

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola Sheol! Me alegro que te haya gustado el relato. Felices fiestas y gracias por compartirlo en Facebook y Twitter, si lo lee más gente mejor. Saludos

Elena dijo...

Sheol me ha encantado...Es una delicia leer tus relatos.
Me gusta mucho el fondo navideño.

Un abrazo.

Nieves dijo...

Sheol, he disfrutado mucho de tu relato y me he identificado mucho con él, ya que como Madrid nada jejeje, el campo es perfecto para pequeñas escapadas y disfrutar de la naturaleza, pero sólo para cargar baterias de vez en cuando, para vivir necesito el asfalto y todo lo que ofrece una gran ciudad. ¡Muchos besos y abrazos y que tengas una Feliz Navidad!

alejandra dijo...

El campo, la playa, la ciudad, todo tiene su encanto y todo tiene su momento... creo que más bien se trata de eso, de su momento

Sheol13 dijo...

Javir, el campo es algo necesario.

Victor, me ha encantado.

Elena, eres muy amable.

Nieves, te pasa exactamente lo que a mi.

Alejandra, efectivamente todo tiene su encanto solo hay que descubrirlo.

Gracias por visitarme y por comentar. Un fuerte abrazo.

Orquídea dijo...

Un relato muy bonito amigo....


Aunque se pierdan otras cosas a lo largo de los años, mantengamos la Navidad como algo único, felices fiestas mi niño y mis mejores deseos para ti y toda tu familia miles de besos.

Sweet dijo...

Bueno, yo no vivo en Madrid, pero igual me quedo en mi ciudad. No envidio mucho aquella calma del campo, ni el aire (y con lo que fumo.... XDD!!!!)

Un placer leerte una vez más.
Y...

Paz y amor para ti, que siga bien el trabajo y te dejo un súper fuerte abrazo desde Perú!

mariam dijo...

Bonito relato, la musa no es más que la cotidianidad donde nos nutrimos de historias que deben ser contadas. Alejarnos de nuestro dia a dia, es también alejarnos de nuestra propia imaginación.
Un saludo.

Sheol13 dijo...

Orquidea, gracias por tus buenos deseos.

Sweet, como siempre eres muy sweet y tienes razón, hay ratones de campo y ratones de ciudad.

Mariam, nuestro día a día muchas veces es nuestra propia musa.

Gracias por vuestras palabras y visita. Un fuerte abrazo.